Sentirse Bien

El primer paso, alimentarnos saludablemente

Calidad de vida se define en términos generales como el bienestar, felicidad y satisfacción de un individuo, que le otorga a éste cierta capacidad de actuación, funcionamiento o sensación positiva de su vida.

Mantener una buena calidad de vida, plena de salud y vitalidad, es muy sencillo, sólo necesitas ser constante y tener el deseo sincero de querer llevar una vida saludable.

Lo primero que hay que hacer es mejorar nuestra alimentación. El tipo de dieta que ingerimos a diario es fundamental para conservar esa vitalidad que nos hace sentirnos bien. Pero además de saber combinar bien un alimento de cada grupo (carnes, lácteos y huevos; cereales, granos, tubérculos y plátanos; hortalizas y frutas) en nuestras comidas diarias, podemos aprender a crear ciertos hábitos que nos ayudarán a conservar un buen estatus de salud y bienestar.

Canela en el café. Espolvorear una cucharadita de canela en tu café mañanero, además de enriquecer su sabor, favorece el control del colesterol y los niveles de azúcar en la sangre.

Los deliciosos cítricos. Medio vaso de jugo en el desayuno, media toronja en la merienda o un vaso de limonada en el almuerzo, te llena de energía y te proporciona una buena dosis de vitamina C, fundamental para nuestras defensas.

Masticar lentamente. Al comer más lento y masticar mejor los alimentos, facilitamos el trabajo digestivo, disfrutamos más la comida y controlamos mejor las cantidades que ingerimos.

Incorporar frutos secos y semillas. Contienen grasas monoinsaturadas y antioxidantes que pueden contribuir a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Además producen una oportuna sensación de saciedad por su contenido de fibra.

Nestlé® Contigo, siempre pendiente de tu Nutrición, Salud y Bienestar.




comparte con nosotros tus comentarios

testa

prueba

12345

12345

El primer paso, alimentarnos saludablemente

Calidad de vida se define en términos generales como el bienestar, felicidad y satisfacción de un individuo, que le otorga a éste cierta capacidad de actuación, funcionamiento o sensación positiva de su vida.

Mantener una buena calidad de vida, plena de salud y vitalidad, es muy sencillo, sólo necesitas ser constante y tener el deseo sincero de querer llevar una vida saludable.

Lo primero que hay que hacer es mejorar nuestra alimentación. El tipo de dieta que ingerimos a diario es fundamental para conservar esa vitalidad que nos hace sentirnos bien. Pero además de saber combinar bien un alimento de cada grupo (carnes, lácteos y huevos; cereales, granos, tubérculos y plátanos; hortalizas y frutas) en nuestras comidas diarias, podemos aprender a crear ciertos hábitos que nos ayudarán a conservar un buen estatus de salud y bienestar.

Canela en el café. Espolvorear una cucharadita de canela en tu café mañanero, además de enriquecer su sabor, favorece el control del colesterol y los niveles de azúcar en la sangre.

Los deliciosos cítricos. Medio vaso de jugo en el desayuno, media toronja en la merienda o un vaso de limonada en el almuerzo, te llena de energía y te proporciona una buena dosis de vitamina C, fundamental para nuestras defensas.

Masticar lentamente. Al comer más lento y masticar mejor los alimentos, facilitamos el trabajo digestivo, disfrutamos más la comida y controlamos mejor las cantidades que ingerimos.

Incorporar frutos secos y semillas. Contienen grasas monoinsaturadas y antioxidantes que pueden contribuir a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Además producen una oportuna sensación de saciedad por su contenido de fibra.

Nestlé® Contigo, siempre pendiente de tu Nutrición, Salud y Bienestar.