Sentirse Bien

¿Cómo controlar el hipo?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos define el hipo como un movimiento involuntario que se produce en el diafragma; el músculo que se encuentra en la base de los pulmones. Este movimiento genera ciertos espasmos repetitivos que son seguidos de un cierre rápido de las cuerdas vocales y, por ello, produce un sonido característico, similar al de una tos seca.

Por regla general, el hipo se presenta sin razón aparente y suele
desaparecer pocos minutos después. En algunos casos menos habituales, puede durar días o semanas y requiere atención médica.

El hipo, en muchas ocasiones, suele resultar muy incómodo; sobretodo cuando se presenta en lugares públicos donde debemos permanecer en silencio o, quizás peor, cuando tenemos que hablar frente a otros. En esos momentos haríamos lo que fuera por verlo desaparecer y quisiéramos tener a mano un remedio efectivo.

Aunque no existe una fórmula exacta para detener el hipo, hay algunas sugerencias comunes o remedios populares (sin pruebas científicas) que suelen dar resultado en algunas personas ya que tienen una base fisiológica. Las enumeramos a continuación y te explicamos la razón:

  • Contener la respiración o respirar dentro de una bolsa de papel, lo que aumenta la concentración arterial de CO2.
  • Beber sorbos de agua fría o masticar hielo picado para producir una estimulación vagal; el nervio vago es responsable de una serie de respuestas instintivas en el cuerpo.
  • Tragar una cucharadita de azúcar. Esto provoca una ligera irritación en el esófago, ayudando a ‘reacomodar’ los nervios y
    músculos de la zona.



comparte con nosotros tus comentarios

¿Cómo controlar el hipo?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos define el hipo como un movimiento involuntario que se produce en el diafragma; el músculo que se encuentra en la base de los pulmones. Este movimiento genera ciertos espasmos repetitivos que son seguidos de un cierre rápido de las cuerdas vocales y, por ello, produce un sonido característico, similar al de una tos seca.

Por regla general, el hipo se presenta sin razón aparente y suele
desaparecer pocos minutos después. En algunos casos menos habituales, puede durar días o semanas y requiere atención médica.

El hipo, en muchas ocasiones, suele resultar muy incómodo; sobretodo cuando se presenta en lugares públicos donde debemos permanecer en silencio o, quizás peor, cuando tenemos que hablar frente a otros. En esos momentos haríamos lo que fuera por verlo desaparecer y quisiéramos tener a mano un remedio efectivo.

Aunque no existe una fórmula exacta para detener el hipo, hay algunas sugerencias comunes o remedios populares (sin pruebas científicas) que suelen dar resultado en algunas personas ya que tienen una base fisiológica. Las enumeramos a continuación y te explicamos la razón:

  • Contener la respiración o respirar dentro de una bolsa de papel, lo que aumenta la concentración arterial de CO2.
  • Beber sorbos de agua fría o masticar hielo picado para producir una estimulación vagal; el nervio vago es responsable de una serie de respuestas instintivas en el cuerpo.
  • Tragar una cucharadita de azúcar. Esto provoca una ligera irritación en el esófago, ayudando a ‘reacomodar’ los nervios y
    músculos de la zona.