Sentirse Bien

Vitaminas para tu piel

Es muy importante darle un cuidado especial a nuestro cuerpo para mantenernos saludables tanto por dentro como por fuera. La piel es una de las partes de nuestro cuerpo a la que necesitamos dedicarle tiempo y aprender a nutrirla correctamente.

Existen ciertas vitaminas que tienen una incidencia importante en el cuidado y salud de nuestra piel, y que puedes consumirlas con regularidad, preferiblemente en alimentos que las contienen, o en cápsulas individuales como complemento de tu dieta diaria.

Además, la industria cosmética, consciente de los beneficios que tienen estas sustancias para la salud y la belleza, también ha desarrollado productos (jabones, cremas y lociones) para el cuidado de la piel que contienen vitaminas en su fórmula y que puedes usar a diario en tu aseo personal.

Comencemos por la vitamina A. Se trata sin duda de una de las más importantes, pues contribuye a reparar los tejidos y a mantener la piel sana, suave y uniforme, favorece el desarrollo de pigmentos en la piel (ayuda al bronceado) y colabora con su hidratación. Entre las fuentes principales de esta vitamina destacan la zanahoria, la auyama y las espinacas. También la encontrarás en el pescado, los lácteos y en frutas amarillas como la mandarina, lechosa, mango y melón. La dosis diaria recomendada en adultos es de 2800 UI/día.

Vitaminas del complejo B. Su función principal en la piel es ayudar a hidratarla y hacer que luzca sana y radiante ya que intervienen en el proceso de renovación celular. Puedes encontrarla en alimentos como los cereales, harinas integrales y germen de trigo. En las proteínas como pescado, pollo, carne de res, huevos y productos lácteos y en los vegetales de hojas verdes.

La vitamina C contribuye a reparar los daños causados por los radicales libres. También ayuda a la formación del colágeno de modo natural, haciendo que la piel luzca más firme. Los alimentos más ricos en esta vitamina son sobretodo las frutas, cítricas principalmente, y vegetales como el tomate, pimentón, coliflor, brócoli, repollo, entre otros. La dosis diaria recomendada es de 60 mg/día.

La vitamina E funciona como un potente antioxidante que contribuye también a la buena formación de las células y protege la piel de los rayos ultravioletas. Actúa como regeneradora de la piel, en especial para marcas, cicatrices y estrías. Es una vitamina que suele usarse en productos cosméticos para la piel. Las principales fuentes de vitamina E son los frutos secos, los aceites vegetales, el maíz, las aceitunas y los vegetales de hojas verdes.
 




comparte con nosotros tus comentarios

12345

12345

12345

12345

Que buen articulo

Gente

Será??

Será??

Será??

Será??

Prueba

Prueba

Vitaminas para tu piel

Es muy importante darle un cuidado especial a nuestro cuerpo para mantenernos saludables tanto por dentro como por fuera. La piel es una de las partes de nuestro cuerpo a la que necesitamos dedicarle tiempo y aprender a nutrirla correctamente.

Existen ciertas vitaminas que tienen una incidencia importante en el cuidado y salud de nuestra piel, y que puedes consumirlas con regularidad, preferiblemente en alimentos que las contienen, o en cápsulas individuales como complemento de tu dieta diaria.

Además, la industria cosmética, consciente de los beneficios que tienen estas sustancias para la salud y la belleza, también ha desarrollado productos (jabones, cremas y lociones) para el cuidado de la piel que contienen vitaminas en su fórmula y que puedes usar a diario en tu aseo personal.

Comencemos por la vitamina A. Se trata sin duda de una de las más importantes, pues contribuye a reparar los tejidos y a mantener la piel sana, suave y uniforme, favorece el desarrollo de pigmentos en la piel (ayuda al bronceado) y colabora con su hidratación. Entre las fuentes principales de esta vitamina destacan la zanahoria, la auyama y las espinacas. También la encontrarás en el pescado, los lácteos y en frutas amarillas como la mandarina, lechosa, mango y melón. La dosis diaria recomendada en adultos es de 2800 UI/día.

Vitaminas del complejo B. Su función principal en la piel es ayudar a hidratarla y hacer que luzca sana y radiante ya que intervienen en el proceso de renovación celular. Puedes encontrarla en alimentos como los cereales, harinas integrales y germen de trigo. En las proteínas como pescado, pollo, carne de res, huevos y productos lácteos y en los vegetales de hojas verdes.

La vitamina C contribuye a reparar los daños causados por los radicales libres. También ayuda a la formación del colágeno de modo natural, haciendo que la piel luzca más firme. Los alimentos más ricos en esta vitamina son sobretodo las frutas, cítricas principalmente, y vegetales como el tomate, pimentón, coliflor, brócoli, repollo, entre otros. La dosis diaria recomendada es de 60 mg/día.

La vitamina E funciona como un potente antioxidante que contribuye también a la buena formación de las células y protege la piel de los rayos ultravioletas. Actúa como regeneradora de la piel, en especial para marcas, cicatrices y estrías. Es una vitamina que suele usarse en productos cosméticos para la piel. Las principales fuentes de vitamina E son los frutos secos, los aceites vegetales, el maíz, las aceitunas y los vegetales de hojas verdes.