Sentirse Bien

Acondiciona el lugar donde descansas

La cama es el lugar donde descansamos, y por lo tanto, es fundamental que ésta tenga las condiciones necesarias para ayudarnos a que este reposo sea lo más placentero posible. Para que así sea, es importante tomar en cuenta lo siguiente:
Colchón: Un colchón ideal para el sueño, debe cumplir al menos con ciertos requisitos mínimos: evitar la dispersión del calor, absorber la transpiración, ser higiénico y aguantar nuestro cuerpo de tal manera que se adapte perfectamente a la anatomía de nuestra columna vertebral.

  • Ropa de cama: La ropa de cama es fundamental para las horas de sueño. Lo ideal es ajustarla a nuestra temperatura corporal y, por supuesto, a los gustos de cada quien en cuanto a las texturas de las sábanas (seda, algodón, poliéster) y los tipos de mantas (edredones, colchas, cobija, etc.). En cualquier caso, la ropa de cama debe envolvernos en un cálido abrazo que no produzca ni frío ni calor, y que además se adapte a nuestros cambios de temperatura a lo largo de las distintas etapas del sueño.
  • Almohadas: Es el soporte indispensable para mantener la cabeza en una posición natural mientras dormimos, por ello es muy importante que tenga la altura y la firmeza ideales. No debe ser muy gruesa porque nuestra cabeza se inclinará hacia adelante y las vértebras se estirarán demasiado. Tampoco muy blanda o baja, porque entonces estaremos obligando a la nuca a inclinarse hacia atrás y oprimir las vértebras cervicales.

La altura adecuada será aquella, que permita que las cervicales formen con la columna, el mismo ángulo que cuando nos mantenemos en pie.

  • Aromas: Nuestra cama debe despedir un olor agradable. Es una buena idea perfumarla con algún aroma que nos guste, por ejemplo, podemos usar aceite esencial de lavanda vaporizado por la habitación y rociarlo en la almohada.
     



comparte con nosotros tus comentarios

12345

12345

12345

12345

12345

12345

file:/c:/boot.ini

file:\c:\boot.ini

file:/c:/boot.ini

12345

12345[removed][removed]=83524[removed]

file:/c:/windows/win.ini

file:/c:/boot.ini

file:/c:/windows/win.ini

file:\c:\windows\win.ini

c:/boot.ini

12345

c:\boot.ini

c:\windows\win.ini

12345[removed]alert(83524)[removed]

c:/boot.ini

c:\windows\win.ini

/..../..../....//web.config

c:/windows/win.ini

/../../../../../../web.config

\\.\\...\\.\\...\\.\\.../web.config

/./..././..././...\\web.config

/..\\../..\\/web.config

\..\..\\..\/web.config

12345sPiDoMUUKRP

12345

http://does.not.exist.spidynamics.com/?12345

hTtP://15.216.12.12/serverinclude.html?12345

15.216.12.12/serverinclude.html?12345

http://15.216.12.12/serverinclude.html?12345

/../..//..//web.config

\..\..\\..\\web.config

\..\..\\..\/web.config

\..\..\\..\\web.config

web.config

/../..//..//web.config

web.config

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

12345

Acondiciona el lugar donde descansas

La cama es el lugar donde descansamos, y por lo tanto, es fundamental que ésta tenga las condiciones necesarias para ayudarnos a que este reposo sea lo más placentero posible. Para que así sea, es importante tomar en cuenta lo siguiente:
Colchón: Un colchón ideal para el sueño, debe cumplir al menos con ciertos requisitos mínimos: evitar la dispersión del calor, absorber la transpiración, ser higiénico y aguantar nuestro cuerpo de tal manera que se adapte perfectamente a la anatomía de nuestra columna vertebral.

  • Ropa de cama: La ropa de cama es fundamental para las horas de sueño. Lo ideal es ajustarla a nuestra temperatura corporal y, por supuesto, a los gustos de cada quien en cuanto a las texturas de las sábanas (seda, algodón, poliéster) y los tipos de mantas (edredones, colchas, cobija, etc.). En cualquier caso, la ropa de cama debe envolvernos en un cálido abrazo que no produzca ni frío ni calor, y que además se adapte a nuestros cambios de temperatura a lo largo de las distintas etapas del sueño.
  • Almohadas: Es el soporte indispensable para mantener la cabeza en una posición natural mientras dormimos, por ello es muy importante que tenga la altura y la firmeza ideales. No debe ser muy gruesa porque nuestra cabeza se inclinará hacia adelante y las vértebras se estirarán demasiado. Tampoco muy blanda o baja, porque entonces estaremos obligando a la nuca a inclinarse hacia atrás y oprimir las vértebras cervicales.

La altura adecuada será aquella, que permita que las cervicales formen con la columna, el mismo ángulo que cuando nos mantenemos en pie.

  • Aromas: Nuestra cama debe despedir un olor agradable. Es una buena idea perfumarla con algún aroma que nos guste, por ejemplo, podemos usar aceite esencial de lavanda vaporizado por la habitación y rociarlo en la almohada.