Sentirse Bien

¿Qué es el metabolismo?

En términos generales, se puede afirmar que el metabolismo es el conjunto de reacciones bioquímicas que experimentan las células del organismo con el objeto de obtener e intercambiar materia y energía con el medio que lo rodea. Tales reacciones influyen de manera determinante en procesos orgánicos como la digestión de alimentos y asimilación de nutrientes, eliminación de desechos a través de la orina y las heces, respiración, circulación sanguínea y regulación de la temperatura corporal.

Existen dos procesos metabólicos: anabolismo y catabolismo. El primero, también llamado metabolismo constructivo, lo constituyen las reacciones de síntesis necesarias para el crecimiento de células nuevas y la preservación y regeneración de los tejidos.

El catabolismo, o metabolismo degradador, es el proceso mediante el cual se produce la energía necesaria para poder ejecutar actividades físicas, ya sea internas o externas. También con este proceso se degradan moléculas complejas como las proteínas y los lípidos, o sustancias más sencillas como el dióxido de carbono y el ácido láctico. Durante la degradación se libera energía química que es almacenada y luego liberada cuando se necesita para realizar los procesos anabólicos.

Ambos procesos se entrelazan en las denominadas rutas metabólicas, que se van combinando de forma tal que generan los compuestos específicos y esenciales para el correcto funcionamiento del organismo, es decir para la vida misma.

Cuando las reacciones anabólicas son mayores que las catabólicas, el cuerpo aumenta de peso. Cuando las reacciones catabólicas superan en actividad a las anabólicas, se pierde peso. Y cuando hay equilibrio entre ambos procesos, se considera que el organismo se encuentra en un estado de balance dinámico. Es por ello que, cuando decimos popularmente que tal persona tiene un “buen metabolismo”, estamos hablando de que es capaz de mantener su peso corporal comiendo en forma normal; en el caso opuesto se habla de mal metabolismo o se suele decir que tal persona “no metaboliza bien”.

Las alteraciones del peso corporal sin explicación aparente (excesos o carencias en la dieta) a menudo son indicios de algún trastorno metabólico u hormonal, en cuyo caso será pertinente acudir a un médico y realizarse los exámenes que este aconseje.




comparte con nosotros tus comentarios

12345

12345

¿Qué es el metabolismo?

En términos generales, se puede afirmar que el metabolismo es el conjunto de reacciones bioquímicas que experimentan las células del organismo con el objeto de obtener e intercambiar materia y energía con el medio que lo rodea. Tales reacciones influyen de manera determinante en procesos orgánicos como la digestión de alimentos y asimilación de nutrientes, eliminación de desechos a través de la orina y las heces, respiración, circulación sanguínea y regulación de la temperatura corporal.

Existen dos procesos metabólicos: anabolismo y catabolismo. El primero, también llamado metabolismo constructivo, lo constituyen las reacciones de síntesis necesarias para el crecimiento de células nuevas y la preservación y regeneración de los tejidos.

El catabolismo, o metabolismo degradador, es el proceso mediante el cual se produce la energía necesaria para poder ejecutar actividades físicas, ya sea internas o externas. También con este proceso se degradan moléculas complejas como las proteínas y los lípidos, o sustancias más sencillas como el dióxido de carbono y el ácido láctico. Durante la degradación se libera energía química que es almacenada y luego liberada cuando se necesita para realizar los procesos anabólicos.

Ambos procesos se entrelazan en las denominadas rutas metabólicas, que se van combinando de forma tal que generan los compuestos específicos y esenciales para el correcto funcionamiento del organismo, es decir para la vida misma.

Cuando las reacciones anabólicas son mayores que las catabólicas, el cuerpo aumenta de peso. Cuando las reacciones catabólicas superan en actividad a las anabólicas, se pierde peso. Y cuando hay equilibrio entre ambos procesos, se considera que el organismo se encuentra en un estado de balance dinámico. Es por ello que, cuando decimos popularmente que tal persona tiene un “buen metabolismo”, estamos hablando de que es capaz de mantener su peso corporal comiendo en forma normal; en el caso opuesto se habla de mal metabolismo o se suele decir que tal persona “no metaboliza bien”.

Las alteraciones del peso corporal sin explicación aparente (excesos o carencias en la dieta) a menudo son indicios de algún trastorno metabólico u hormonal, en cuyo caso será pertinente acudir a un médico y realizarse los exámenes que este aconseje.