Sentirse Bien

¿Qué son los antioxidantes?

Constantemente oímos hablar de los antioxidantes, pero no siempre sabemos qué son ni para qué sirven. En términos simples, se trata de sustancias capaces de proteger nuestras células de los llamados “radicales libres”. Estos últimos son moléculas que se producen cuando el organismo degrada los alimentos o bien por efecto de la exposición ambiental a factores como el humo o las radiaciones solares.

Los radicales libres son potencialmente nocivos para la salud, pueden ocasionar daños en el tejido celular y se ha determinado que también pueden ser coadyuvantes en enfermedades degenerativas como el cáncer, enfermedades cardiovasculares y otras.

Las células no utilizan todo el oxígeno que les entra sino que una pequeña parte de ese oxígeno se convierte en sustancias químicas nocivas –los ya mencionados radicales libres– que son muy inestables y reaccionan con células cercanas, provocándoles un gran daño, alterándoles su función, envejeciéndolas y destruyéndolas. Es allí donde intervienen los antioxidantes.

Múltiples análisis y pruebas de laboratorio han determinado que los principales antioxidantes son las vitaminas C y E, el selenio y el betacaroteno. ¿Dónde hallarlos?

  • Vitamina C: frutas cítricas (naranja, limón, mandarina, toronja, lima), frutas silvestres (fresa, mora, frambuesa), durazno, cereza, piña, mango, guayaba, lechosa, vegetales verdes oscuros (espinaca, acelga, espárragos, brócoli, coles de Bruselas, pimentón verde, rúcula), tomate, pimentón rojo y amarillo.
  • Vitamina E: aceite de soya, de girasol, de ajonjolí, de canola, frutos secos, semillas, germen de trigo, cereales integrales, avena, soya.
  • Selenio: frutos secos, avena, cereales integrales, huevos, leche y derivados, papelón, cebolla, ajo, germen de trigo, linaza.
  • Betacaroteno: vegetales y frutas de colores naranja, rojo, amarillo y verde intensos (tomate, pimentones de cualquier color, zanahoria, batata, brócoli, perejil, espinaca, durazno, melón, mango, lechosa).

Al ayudar a contrarrestar el daño que ocasionan en las células del cuerpo los radicales libres, los antioxidantes contribuyen a retardar los síntomas del envejecimiento y a fortalecer la salud de todo nuestro organismo. Finalmente, tenemos que el té también es una importante fuente natural de antioxidantes. Una infusión diaria de esta hierba nos aporta invaluables beneficios.




comparte con nosotros tus comentarios

12345

12345

¿Qué son los antioxidantes?

Constantemente oímos hablar de los antioxidantes, pero no siempre sabemos qué son ni para qué sirven. En términos simples, se trata de sustancias capaces de proteger nuestras células de los llamados “radicales libres”. Estos últimos son moléculas que se producen cuando el organismo degrada los alimentos o bien por efecto de la exposición ambiental a factores como el humo o las radiaciones solares.

Los radicales libres son potencialmente nocivos para la salud, pueden ocasionar daños en el tejido celular y se ha determinado que también pueden ser coadyuvantes en enfermedades degenerativas como el cáncer, enfermedades cardiovasculares y otras.

Las células no utilizan todo el oxígeno que les entra sino que una pequeña parte de ese oxígeno se convierte en sustancias químicas nocivas –los ya mencionados radicales libres– que son muy inestables y reaccionan con células cercanas, provocándoles un gran daño, alterándoles su función, envejeciéndolas y destruyéndolas. Es allí donde intervienen los antioxidantes.

Múltiples análisis y pruebas de laboratorio han determinado que los principales antioxidantes son las vitaminas C y E, el selenio y el betacaroteno. ¿Dónde hallarlos?

  • Vitamina C: frutas cítricas (naranja, limón, mandarina, toronja, lima), frutas silvestres (fresa, mora, frambuesa), durazno, cereza, piña, mango, guayaba, lechosa, vegetales verdes oscuros (espinaca, acelga, espárragos, brócoli, coles de Bruselas, pimentón verde, rúcula), tomate, pimentón rojo y amarillo.
  • Vitamina E: aceite de soya, de girasol, de ajonjolí, de canola, frutos secos, semillas, germen de trigo, cereales integrales, avena, soya.
  • Selenio: frutos secos, avena, cereales integrales, huevos, leche y derivados, papelón, cebolla, ajo, germen de trigo, linaza.
  • Betacaroteno: vegetales y frutas de colores naranja, rojo, amarillo y verde intensos (tomate, pimentones de cualquier color, zanahoria, batata, brócoli, perejil, espinaca, durazno, melón, mango, lechosa).

Al ayudar a contrarrestar el daño que ocasionan en las células del cuerpo los radicales libres, los antioxidantes contribuyen a retardar los síntomas del envejecimiento y a fortalecer la salud de todo nuestro organismo. Finalmente, tenemos que el té también es una importante fuente natural de antioxidantes. Una infusión diaria de esta hierba nos aporta invaluables beneficios.