Sentirse Bien

Consumir suficiente calcio

El calcio no sólo es el mineral más abundante en el cuerpo humano, elemento base de la estructura ósea y los dientes, sino uno de los más importantes para el crecimiento, desarrollo, mantenimiento y reproducción de las células del organismo.

Su ingesta apropiada a lo largo de nuestra existencia es vital para la prevención de la osteoporosis en edades avanzadas. El calcio, además, ayuda en la coagulación de la sangre, la transmisión de los impulsos nerviosos, los movimientos de relajación y contracción musculares, así como en la liberación de ciertas hormonas. De igual manera, es necesario para los latidos normales del corazón.

La fuente principal de este importante mineral es la leche y sus derivados (mantequilla, quesos y yogur). Aunque se recomienda darle a los niños la llamada leche “entera” (con 4% de grasa) hasta los dos años de edad, el contenido de grasa de los productos lácteos, en especial la leche, suele ser una preocupación en muchos adultos, pero la leche descremada y los productos lácteos en general bajos en grasa mantienen su contenido natural de calcio.

Es importante saber o recordar que el calcio no se encuentra en la grasa de la leche. De hecho, si reemplazamos la grasa extraída de la leche entera por una cantidad equivalente de leche descremada, en realidad estaremos aumentando el contenido de calcio. En pocas palabras: un vaso de leche descremada o sin grasa tendrá más calcio que un vaso de leche entera.

Además de los productos lácteos, otras buenas fuentes de calcio son las hortalizas como el brócoli, el repollo y el nabo; mariscos y pescados grasos como las sardinas, el atún y el salmón, y todos los frutos secos (nueces, almendras, avellanas, merey, maní, dátiles, pasas, etc.).

Pero no basta con el consumo de calcio per se: es necesario ayudar al organismo a fijarlo y utilizarlo de la manera más efectiva posible, para lo cual son de vital importancia el magnesio y la vitamina D. De hecho hoy en día muchas marcas de leche vienen enriquecidas con esta vitamina y casi todos los suplementos de calcio la incluyen. Asimismo muchos suplementos de calcio incluyen magnesio.




comparte con nosotros tus comentarios

12345

Consumir suficiente calcio

El calcio no sólo es el mineral más abundante en el cuerpo humano, elemento base de la estructura ósea y los dientes, sino uno de los más importantes para el crecimiento, desarrollo, mantenimiento y reproducción de las células del organismo.

Su ingesta apropiada a lo largo de nuestra existencia es vital para la prevención de la osteoporosis en edades avanzadas. El calcio, además, ayuda en la coagulación de la sangre, la transmisión de los impulsos nerviosos, los movimientos de relajación y contracción musculares, así como en la liberación de ciertas hormonas. De igual manera, es necesario para los latidos normales del corazón.

La fuente principal de este importante mineral es la leche y sus derivados (mantequilla, quesos y yogur). Aunque se recomienda darle a los niños la llamada leche “entera” (con 4% de grasa) hasta los dos años de edad, el contenido de grasa de los productos lácteos, en especial la leche, suele ser una preocupación en muchos adultos, pero la leche descremada y los productos lácteos en general bajos en grasa mantienen su contenido natural de calcio.

Es importante saber o recordar que el calcio no se encuentra en la grasa de la leche. De hecho, si reemplazamos la grasa extraída de la leche entera por una cantidad equivalente de leche descremada, en realidad estaremos aumentando el contenido de calcio. En pocas palabras: un vaso de leche descremada o sin grasa tendrá más calcio que un vaso de leche entera.

Además de los productos lácteos, otras buenas fuentes de calcio son las hortalizas como el brócoli, el repollo y el nabo; mariscos y pescados grasos como las sardinas, el atún y el salmón, y todos los frutos secos (nueces, almendras, avellanas, merey, maní, dátiles, pasas, etc.).

Pero no basta con el consumo de calcio per se: es necesario ayudar al organismo a fijarlo y utilizarlo de la manera más efectiva posible, para lo cual son de vital importancia el magnesio y la vitamina D. De hecho hoy en día muchas marcas de leche vienen enriquecidas con esta vitamina y casi todos los suplementos de calcio la incluyen. Asimismo muchos suplementos de calcio incluyen magnesio.